marchas cicloturistas

Arrancar cualquier actividad deportiva es complicado. Clubs ciclistas, carreras y marchas cicloturistas no lo tienen fácil. Toca reinventar el ciclismo.

Hace tiempo que tenía ganas de tocar este tema, ya que el haber estado al frente del Velo Club durante tres años y ser el responsable de la organización de la marchas cicloturistas Solidaria Velo Club – Asociación Alba Pérez me ha permitido ver el ciclismo desde otra óptica. Poder ver sus miserias y sus virtudes es un auténtico examen. Me quedaba por conocer el mundo de la competición, pero tras leer el artículo de Sergi López-Egea titulado “la cruda realidad de la Volta” veo que el mal es endémico mires donde mires.

Los males de clubs, carreras y marchas cicloturistas

Detrás de la organización de un club ciclista, de una carrera o de cualquiera de las marchas cicloturistas que podemos ver hay miles de horas de dedicación pasional de unas pocas personas. Muy pocas personas me atrevería a decir yo.

A nivel de clubs ciclistas lo normal es que sean unos pocos los que tiran realmente del carro, que se preocupan de organizar actividades, controlarlas y hacer que funcionen. Organizar equipos de trabajo que crean en un proyecto de club es realmente complicado. La complacencia y el que-me-lo-den-todo-hecho es el gran obstáculo a salvar.

marchas cicloturistas

Después de tres años al frente del Velo aun me parece más espectacular todo lo que hizo Juan Salvador “El Pollo”, predecesor mío en el cargo, el cual fue fuertemente criticado por personas que luego cuando han tenido la oportunidad de hacer cosas no le han llegado ni a la suela del zapato.

En la vertiente organizativa de marchas cicloturistas he podido corroborar que el panorama es más de lo mismo. Da igual el proyecto que tengas o la iniciativa que promuevas. Encontrar apoyos es complicado. Motivar para tirarlos adelante a veces es misión imposible. Y entonces volvemos al punto inicial: unos pocos haciendo un trabajo titánico para que al final salga a flote una marcha cicloturista.

De la competición no tenía referencias. Es cierto que el panorama que se ve desde fuera no es esperanzador: cada vez menos equipos profesionales y cada vez menos carreras de primer nivel. Esto hace que la cantera no tenga salida. Leer el artículo de Sergi López-Egea corrobora lo que ocurre en la base: Rubén Peris, un enamorado del ciclismo y de la Volta, empecinado que año tras año salga esa carrera adelante con apoyos justos y haciendo encaje de bolillo.

marchas cicloturistas

Distintos contextos, diferentes personas, pero los mismos problemas: falta de implicación de más gente, crítica fácil y destructiva y nadie dispuesto a hacer nada por este deporte, poca gente dispuesta a trabajar por él y a luchar por él.

¿Son males endémicos del ciclismo o es un reflejo de la sociedad que nos ha tocado vivir? ¿Es la decadencia del ciclismo tal y como lo concebimos en este momento? ¿Qué pasará con el ciclismo cuando los pocos que quedan tirando del carro lo dejen?

Con este panorama no es de extrañar que cuando se plantean movilizaciones en favor de un ciclismo seguro como la que se están organizando para el 31 de mayo (de esto hablaré la semana que viene), es normal que surjan las dudas sobre la asistencia de los máximos beneficiados, los propios ciclistas.

Hay que cambiar las estructuras del ciclismo

Los tiempos han cambiado. Pero hay estructuras y formas de entender el ciclismo que resultan arcaicas. Pero ahí están, posiblemente porque nadie se haya dado cuenta, porque nadie está dispuesto a mejorar lo que hay (aunque vean que no funciona) o porque simplemente quien está bastante tiene con lo que tiene como para plantearse cambiar algo.

marchas cicloturistas

La alta competición le da al ciclismo ese punto de glamur que todo deporte ha de tener. La competición de base le da al ciclismo esa cantera de superclases que a todos nos gusta disfrutar desde las cunetas o desde el sillón de casa. Pero realmente donde está la potencia del ciclismo está en el cicloturismo.

Hablando hace unas semanas con el responsable de una web de venta de productos de ciclismo, me comentaba que era el cicloturismo el que movía el sector de la bicicleta a todos los niveles. Son los cicloturistas la base importante de los ingresos de las federaciones (casi el 70% de licencias en Cataluña por ejemplo), son los cicloturistas los grandes consumidores de material ciclista y son los cicloturistas (en cualquiera de sus modalidades) los que llenan las carreteras todos los días.

Posiblemente sea ahí donde está la clave, en el cicloturismo. Pero el cambio ha de ser más profundo. Y es ahí donde hay un ciclismo emergente el que ha de tomar el mando: hablo del ciclismo femenino.

Estoy convencido de lo que voy a decir: el cambio del ciclismo (y posiblemente de toda la sociedad) pasa por vosotras. Hace falta una manera diferente de ver y de entender la realidad que nos rodea, hace falta otra manera de atacar los problemas que nos aquejan. Y esa manera diferente pasa por aplicar un punto de vista diferente, que es lo que realmente necesitamos.

marchas cicloturistas

La potencia del cicloturismo unido a una reestructuración en clave femenina de nuestro deporte puede ser la combinación perfecta para que este deporte vuelva a resplandecer con luz propia y que vuelva a ser un deporte integrador.

No se si es una buena fórmula para conseguirlo. Pero si no nos ponemos en ello, el final ya lo estamos viendo: poco a poco todo va languideciendo, el fin del ciclismo se puede casi tocar.

Vienen las vacaciones de Semana Santa. Reflexionemos: ¿qué ciclismo queremos? ¿qué esperamos del ciclismo? ¿qué estamos dispuestos a hacer por el ciclismo?

Dale al me-gusta y compártelo entre tus amigos. Toca empezar a cambiar la sociedad, y el ciclismo puede ser un gran trampolín para conseguirlo. ¡Impliquémonos!

4 pensaban en “La decadencia de clubs ciclistas, carreras y marchas cicloturistas”

  1. Muy acertado el artículo. O cambiamos las estructuras o este gran deporte que muchos queremos tanto o se hunde sin posibilidad de salvarlo

  2. Vaya vaya, cuanta razón, pues hoy he tenido q escuchar críticas a la Volta… no diré donde pero era el típico comentario destructivo gratuito y luego les dices: y tu qué has hecho a parte de criticar? y se quedan mudos… qué fácil es hablar sin haber hecho nunca nada… ni una triste salida de amigos… llamar al restaurante para preguntar por si abren, el precio y los q vamos a ser… ni en eso se molestan!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.