¿Sabes qué es el colageno? ¿Sabes por qué le llaman la proteína de la juventud? ¿Cómo nos afecta su déficit en la práctica del ciclismo?

¿Qué es el colágeno ?

Dejando de lado todo el marketing que hay detrás del colageno, especialmente en relación a los indudables beneficios que nos puede aportar si optamos por un producto u otro, si lo ingerimos o nos lo aplicamos de esta manera u otra, creo importante saber algo más de esta proteína tan maravillosa.

Y es que el colageno está íntimamente relacionado tanto en temas estéticos (aspecto de la piel y/o del cabello) como en temas de salud más específicos (dolores y/o lesiones articulares).

Para los amantes de los datos objetivos, os diré que el colageno son cadenas de aminoácidos que conforman una proteína específica… la más abundante del reino animal, siendo el 80% de los tejidos conectivos, el 30% de la masa total de proteínas, un 7% del peso corporal, conforma el 67% de la masa de cartílagos…. Y así podría seguir hasta publicar dos o tres artículos más con datos y más datos.

Y traducido todo ello para los profanos en la materia, muchos entendidos nos definen al colageno como “el pegamento del cuerpo”, ya que es el encargado de mantener unidos todos los órganos y partes de nuestro organismo. Somos físicamente como somos gracias a él.

Una de las cualidades a destacar más importantes de esta proteína, entre otras muchas, es que es la responsable directa de aportar resistencia, elasticidad y flexibilidad, siendo por tanto su presencia capital en el desarrollo y funcionamiento de huesos, cartílagos, córneas, vasos sanguíneos, en la piel o en tejidos conectivos que envuelven los órganos.

colageno y ciclismo

La proteína de la juventud

Este calificativo que recibe esta proteína no es casual ni fruto de ninguna campaña mal entendida de publicidad. El colageno es, tanto a nivel externo como interno, la proteína de la juventud.

¿Por qué lo digo? Primeramente es importante saber que nuestros niveles de colageno no van a ser constantes a lo largo del tiempo ya que con la edad se reducen irremediablemente.

Por tanto, a nivel interno, está claro que la edad se convierte así en uno de los factores determinantes en la generación de colageno por parte de nuestro cuerpo. Si a eso le sumas factores externos (estrés, insomnio, alimentación, actividad física y/o deportiva,…) o si eres mujer… estos niveles aun se pueden ver más afectados a la baja.

Pero externamente, la reducción de los niveles de colageno se hace más patente si lo miramos desde el prisma de la estética. Las arrugas en la piel son la muestra más clara del descenso de los niveles de esta proteína en nuestro cuerpo.

Por tanto, si cuando somos jóvenes nuestros niveles de colageno son elevados, es normal que cuando aparecen ciertos síntomas asociados a su descenso (arrugas, dolores en articulaciones, pérdida de densidad ósea,…) se la asocie con la juventud. Y es que los años no pasan en balde.

colageno y ciclismo

colageno y ciclismo

Si el colageno es de capital importancia para cualquier persona, imaginaos lo que implica para nosotros como ciclistas. La actividad al aire libre, los grandes esfuerzos y la repetición de movimientos son algunas de las características de nuestro deporte, de ahí que cuidar ciertos aspectos entorno a esta proteína nos puede beneficiar mucho más allá de temas estéticos.

Estudios realizados en torno al colageno demuestran que a partir de ciertas edades (los 30 años como referente), el aumento o mejora de los niveles de colageno inciden en la mejora del rendimiento en momentos extremos, en la mejora de las recuperaciones y en la reducción de dolores y molestias articulares.

Con todo lo dicho y teniendo en cuenta que paso ya bien de los 40, como os podéis imaginar, todo lo que gira en torno a la durabilidad de mi “máquina” me preocupa mucho, máxime como garantía de seguir disfrutando de una pasión como es la de la bicicleta.

colageno y ciclismo

¿Cómo mejorar los niveles de colágeno ?

Sin querer dar falsas expectativas, pese a que el colageno se le denomine la proteína de la juventud, tengo que decir que podemos mejorar los niveles de colageno pero nunca recuperaremos los que teníamos en dicha juventud.

Dicho esto, y para que no haya lugar a dudas, lo que sí que podemos hacer es frenar la caída de estos niveles, ya sea por medio de ralentizar su degradación o por medio de favorecer su creación o síntesis. Y es en este punto donde la alimentación juega un papel determinante.

Como premisa, volveré a insistir en la importancia de llevar una dieta sana y equilibrada. A partir de ahí podemos plantearnos como mejorarla poniendo el énfasis en subir los niveles de colageno. Para ello debemos distinguir entre tres tipos de alimentos:

  1. Los que contienen colageno. Deberemos recurrir a la ingesta de carnes y sus derivados especialmente procedentes del cerdo. Si eres vegetariano esta opción no te interesa pese a que en el reino vegetal no existe esta proteína. Si es este tu caso, deberás incidir más en los dos puntos siguientes.
  2. Los que facilitan la creación de colageno. Hay que recurrir a alimentos ricos en vitaminas del grupo B como son los cereales integrales y también a las verduras de hoja verde.
  3. Evitar los que degradan el colageno que tenemos. Estamos hablando principalmente del azúcar refinada.

Desgraciadamente, y sobre todo en el ajetreado mundo en el que vivimos, no siempre es posible llevar una dieta sana y equilibrada combinada con una sensibilidad especial en alimentos específicos en la línea de mejorar los niveles de colageno.

Para estas situaciones existen las opciones de complementos alimenticios ricos en colágeno. Interesantes opciones que debemos tener en cuenta cuando nuestro día a día nos da para lo que nos da.

Yo en mi caso, por si os sirve de referencia, llevo unos 8 meses tomando un interesante producto de SimplySupplements denominado Glu-Flex Plus Vegetariana, especialmente indicado para cuidar la salud de las articulaciones y los tejidos conectivos.

La combinación de una dieta lo más sana y equilibrada que puedo con el complemento Glu-Flex ha hecho que este año no haya tenido ningún tipo de molestias articulares, especialmente en las rodillas, situación que al cavo del año me provocaba tradicionalmente algún momento que otro de incomodidad.

¿Sabías lo que era el colageno? Espero que este artículo y mi experiencia al respecto haya sido de tu interés y que, si tienes algún problema de articulaciones, sepas que puede que tengas alguna solución al mismo.

Dale al me gusta, comparte y déjame tus comentarios, estaré encantado de responderlos.

NA Fotos propias, FotosCursa y Kris Moya Studio.

Otros enlaces que pueden ser de tu interés:

Complemento de nutrición ciclista y el elixir de la eterna juventud

Nutrición ciclista ecológica, la asignatura pendiente de la industria

 

 

 

 

2 pensaban en “El colageno en ciclismo y la eterna juventud”

  1. Siempre he tenido dolores de rodillas y hace poco fueron tan graves que no podía ni pedalear. Fui al médico y me dijo que entre las formas de mi rodilla y la diabetes me estaba quedando sin colágeno en la articulación, así que desde ese momento a tomar suplementos de colágeno y ácido hialurónico, controlando las distancias de los entrenamientos.
    Ya veremos que tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *