Hacer brevets es mucho más que montar en bicicleta. Es hacer una auténtica máster class de ciclismo. Esta es mi última experiencia brevetera.

Dudas razonables

Cuando allá por el mes de noviembre, mi amigo ranodenneaur Jaime Sanz, me recordaba que el 25 de febrero el CC Sprint Bike De Sant Feliu de Llobregat organizaba una brevets de 200 km, rápidamente le dije que allí estaría. Es lo que tienen los calentones.

Pero conforme se acercaba la puesta de largo las cosas se empezaron a ver de otra manera. Y es que a aquellos 200 km iniciales, se le sumaban los más de 3.000 m de desnivel que marcaba el track.

Teniendo en cuenta las fechas, el desnivel, la distancia y que estábamos ante la primera gran cita del año, es normal que algunos tuviéramos dudas sobre las garantías con las que íbamos a acometer esta brevets. Pese a todo, allí estábamos 3 Velos en lo que suponía el retorno de nuestro club, una vez más, al circuito randonneaur.

Brevets, un ambiente único

Hablar de brevets es hablar de otra concepción del ciclismo. Algunos, que no van errados, ven ahí la esencia del cicloturismo, de aquel ciclismo de supervivencia, autosuficiente, de imaginación. Algo que contrasta con ese otro ciclismo actual de muchas marchas ciclodeportivas y/o cicloturistas más pautado, donde la organización te lleva en palmitas de principio a fin.

Planificar qué, cuándo y dónde vas a comer, analizar la ruta para hacerte una idea de lo que te vas a encontrar, sellar un carnet de ruta, equipar la bicicleta convenientemente (aunque para brevets de 200 km no sea tan necesario), son sólo algunos de los detalles que marcan la diferencia.

Pero el gran detalle diferencial, al menos para mi, con relación a esas otras citas ciclistas (más ciclodeportivas), es la aptitud de las personas que allí se dan cita. Sin estridencias y sin llamar la atención. Todo colaboración y un ambiente sano, en armonía, nada competitivo.

Y es que este ambiente de los brevets hace que todo fluya de otra manera. Buscar tu ritmo para completar la ruta sin el agobio de una marca, hace que se conformen relaciones inesperadas en la carretera. Relaciones que pueden ser el embrión de grandes amistades.

Pese a que era mi segunda incursión en las brevets, he de reconocer que éste de Sant Feliu ha tenido un sabor especial, ya que a las sensaciones que ya tenía, ha supuesto contactar con gentes de la comarca con la que te das cuenta que tienes muchas más cosas en común de lo que parece. Reencontrarte con compañeros como Sergio López (antiguo Velo), pedalear con referentes randonneaurs como Jaime Sanz, Ramón de Calaf o José Monsieur Randonneur o ser partícipe del bautismo de oro en su primer brevets de mis compañeros Dani y Manolo Mago… ¡no tiene precio!

Pero sobre todo ha sido el poder disfrutar de la complicidad por una pasión como la bicicleta con otros compañeros como Raul o el grupo de Carmen, Aitor y “Iceman” que se convirtieron en la referencia a lo largo de toda la jornada. Pedalear con ellos, llegar con más de 190 km en las piernas, percibir la llegada y pensar en el siguiente escalón, los brevets de 300, es sentir sensaciones únicas y una pasión desbordante por devorar kilómetros. Y es que completar el recorrido sin llegar “muerto” y con una sonrisa en la cara te permite disfrutar de un momento mágico.

¡Por cierto! También ha servido para sumar más de 600 km al Dorsal Solidario que abanderamos Manolo, Dani y un servidor. ¿Te apuntas?

 

Sólo queda felicitar al CC Sprint Bike

Tengo que reconocer que soy un apasionado de cualquier manifestación ciclista que se haga. Desde las propuestas más ambiciosas, hasta las propuestas más modestas. Así que asistir a este primer brevets que organizaba el CC Sptint Bike de Sant Feliu de Llobregat ha sido todo un honor.

Hay que felicitaros por el gran trabajo que habéis realizado y, sobre todo, por el éxito cosechado. Sacar al candelero una propuesta como ésta, en las fechas que lo han hecho, con los medios disponibles y cerrar el cupo de 200 participantes es digno de reconocimiento.

Diría más: ¡es espectacular! Y lo digo con conocimiento de causa como organizador de la Marcha Cicloturista Solidaria Velo Club. Y es que las cosas que se hacen desde el corazón, el amor y la pasión siempre salen bien.

También quiero destacar la interesante presencia femenina que había. Algo se está moviendo en el ciclismo poco a poco, pero con una fuerza imparable. Mucho nivel había entre las chicas, a las que animo a seguir rompiendo barreras y demostrarnos que otro ciclismo es posible.

Así que, para ir acabando, mi más sincera felicitación a todo el equipo del CC Sprint Bike por lo conseguido y esperamos ansiosos desde el Velo Club vuestras propuestas para el 2018. Os habéis ganado unos incondicionales breveteros.

¿Te animas a sentir en primera persona la magia de las brevets?

Dale al me gusta, comparte y déjame tus comentarios. Estaré encantado de responderte.

NA Fotos Manolo Mago, Daniel Cánovas y propias

(Espero Miguel Ángel que sea de tu agrado esta crónica. Te la dedico a ti y a todo el equipo organizador de esta brevets. Y también a Agustín Martínez que se recupera de sus lesiones.)

4 pensaban en “Brevets, escuela de ciclismo, escuela de amistad”

  1. Je je je, ya te dijimos por aqui que esto de las brevets engancha y de que manera, ver al ciclista de al lado, al que probablemente no conoces de nada, como un compañero y no como un rival en meta no tiene precio y ya te habrás dado cuenta que las brevets no son una tontería. Las horas de entrenamiento necesarias para completarlas valen su peso en oro y si el día de la brevet fallas y no la puedes homologar, no solo estás tirando el recorrido hecho en ese día, sino todas las horas dedicadas al entrenamiento para su consecución, tú y el que tienes al lado, así que la camaradería es lo primero que se respira, saber entrar al relevo y no tirar demasiado fuerte para que no perder al nuevo amigo es la esencia de la brevet, camaradería y compañerismo es lo primero, me alegro que las hayas probado y te gusten, así apreciarás mejor la diferencia entre cicloturismo y marchas cicloturistas, que no tiene nada que ver. Bienvenido al club de la larga distancia randonneur, un saludo y a por la serie completa del año, 300, 400, 600 y 1000.

    1. Hola Agustín!!!
      Me alegro que esta vez no me des tanta caña!!! De momento he probado ya por segunda vez el 200. Ahara vamos a subir un escalón más, al de 300, aunque somos conscientes que los auténticos brevets empiezan en el 400.
      Tiempo al tiempo.
      De cara a la semana que viene publicaré un comentario/artículo que me ha dejado una amigo randonneur que me dejó en facebook. Espero que te guste.
      Saludos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *