fb-share-icon0

Por una ley justa es más que una reclamación ciclista, es un choque de trenes contra lobbies de influencia, cultura de país y grupos de presión.

La carta de Anna a Mariano

Acaba de llegarme la revista bicisport y he vuelto a leer la carta dirigida por Anna González a Mariano Rajoy en relación a la lucha que abandera de por una ley justa.

No sé si será el haberla leído en papel o habrá sido un hilo que abrió Ciclis Ninja en Facebook, pero la realidad es que la interpretación de esta misiva la he visto desde otra óptica.

El mensaje que se reclama es claro. Y no sólo debería ser bandera del colectivo ciclista, sino de cualquier persona con sólo un poco de sentido común. Pero pese a todo, la sensación de caer en saco roto es una sensación difícil de evitar.

por una ley justa

La reflexión de Ciclis Ninja

En relación a la publicación de Ciclis Ninja en Facebook, se compartía un enlace de elconfidencial.com, mostrando un artículo interesante y controvertido, el cual debería, al menos, hacernos reflexionar aunque no estemos de acuerdo en todas sus apreciaciones.

En dicho artículo se hace eco de las repercusiones políticas e ideológicas que hay detrás del deporte actual y, en especial del running. En dicho artículo se hacen muchas referencias, pero me quedo con dos: la bicicleta en contraposición al running y al del concepto individualista del deporte.

  1. Transcribo literalmente: “Las bicis desafían el diseño de la ciudad al cuestionar la ciudad al servicio del automóvil. En cambio, correr no pone en cuestión nada y al no ser conflictivo, es perfecto para ser abanderado por toda clase de políticos”… “no debe entenderse que los ciclistas son mejores que los runners, sólo que, en general, es hoy (el ciclismo) una práctica con mayor carga política.”
  2. Y aunque está enfocado al running, el ciclismo deportivo tampoco se escapa de esta otra afirmación en relación al enfoque del deporte actual: “Se promueve el espíritu de superación y de perseverancia pero siempre enfocado a la productividad, a la competitividad y al individualismo”.

por una ley justa

por una ley justa Vs lobbies de influencia

Y en estas lecturas estaba yo, que no he podido evitar preguntarme: ¿por qué Mariano, declarado aficionado del ciclismo, ignora al ciclismo en general, a sus practicantes y a iniciativas como la de Anna de por una ley justa?

Indudablemente que gobernar implica estar en muchos frentes y tener que saber navegar entre muchas aguas. Pero ignorar una iniciativa como la que abandera Anna González de por una ley justa, ¿a qué se debe?

Y la respuesta está en la importante carga política, tal y como indicaba el artículo de elconfidencial.com, que lleva aparejada la bicicleta en cualquiera de sus modalidades, la cual ataca frontalmente los intereses de muchos lobbies de influencia e incluso ideologías.

De esta manera, la campaña por una ley justa, tiene que hacer frente, directa o indirectamente, a:

  • El modelo de movilidad. Los lobbies del automóvil, de infraestructuras o las energéticas ya les van bien como están las cosas y ven a todo lo que huele a cambio como un ataque a sus intereses.
  • La defensa de las víctimas de accidentes. Los lobbies de las aseguradoras han condicionado agendas y presionado para bajar indemnizaciones y la gravedad de las consecuencias de los accidentes y, todo ello, bajo el gobierno de Mariano.
  • El modelo de vida sano. Si te preocupa tu salud mirarás lo que comes, y esto a la industria alimentaria y farmacéutica mucha gracia no le hace, ya que los hábitos de vida sana y consumo cambian seguro.
  • Modelo ideológico. El ciclismo es un deporte colectivo guste o no guste. La cultura ciclista busca el asociacionismo, el pertenecer a un grupo o colectivo, aunque esto parece que está ahora en un segundo plano. A las clases dominantes esto no acaba de gustarles. Divide y vencerás. Adiós a “la unión hace la fuerza”.

La carga política de la bicicleta se puede resumir en: te permite cuestionarte tu entono. Y contra esto tienen que luchar, aunque no lo parezca, iniciativas como por una ley justa. Más allá de partidos políticos y credos ideológicos.

por una ley justa

Pero David venció a Goliat

En una entrevista a Fidel Castro le preguntaron su opinión sobre la globalización y dijo: “contra la ley de la gravedad no se puede luchar”. Respuesta demoledora pero cierta.

Todos los lobbies que os he indicado antes son conscientes de la fuerza del mundo de la bicicleta. Es sólo una cuestión de tiempo. Es la milenaria lucha de David contra Goliat, pero siendo David la imparable gravedad contra la que al final no se puede luchar.

Si eres apasionado de la bicicleta eres un abanderado de un estilo de vida que va más allá de la vida sana y un rendimiento. Entran en juego valores (sé que a mi amigo Gabriel esto no le gusta) y principios que chocan con algunos de los pilares que nos venden como intocables e inamovibles de nuestra sociedad. Pilares más basados en intereses personales y corporativos que en ideologías claras.

Modelos de ciudad, de país y de vida se tambalean ante una simple bicicleta.

Así que Anna, si Mariano responde o lo hace en términos de poco sentido común, debes saber que son esos lobbies los que mueven los hilos. Pero no por ello debemos decaer como colectivo ciclista en el apoyo a tu iniciativa como es  por una ley justa.

por una ley justa

¡Yo soy David! Todos somos David. Y con pequeñas piedras podemos derrotar a Goliat. Aquí presento sólo algunas de las piedras que podemos lanzar y, además,  invito a hacerlo:

  • Firma el manifiesto de por una ley justa clickando AQUÍ.
  • Pon en tus perfiles el logo de 1 metro y medio y conciencia a tu entorno.
  • Hazte una foto con el #PorUnaLeyJusta y publícala en tus redes sociales.
  • Y si estás en Barcelona el próximo domingo 13 de noviembre, apúntate a la BCN-Sitges organizada por la FCC, una iniciativa federativa para reivindicar poder practicar un ciclismo seguro.

Le dijo Don Quijote a Sancho “cambiar el mundo no es utopía, es justicia”, y todas estas propuestas buscan eso… justicia.

Dale al me gusta, comparte, viraliza, suscribe campañas como #PorUnaLeyJusta o #1metroYmedio y se proactivo.

NA Fotos propias, Xavier Calvo y Kris Moya Studio

por una ley justa por una ley justa

por una ley justa

5 pensaban en “Por una ley justa Vs lobbies anti bicicleta, David contra Goliat”

  1. Estando completamente de acuerdo con todas las campañas que puedan ayudar a mejorar la convivencia de l@s ciclistas con el resto de usuarios de las vías públicas y sobretodo por la seguridad de tod@s. No obstante, yo no pararé de insistir sobre mi teoría de que l@s ciclistas no tendremos la fuerza suficiente, para que se nos escuche también, por la razon. Cuando la gran mayoría de nosotr@s cumplamos, con las normas del tránsito viario. Se debería divulgar con más intensidad, entre todo el mundo ciclistico, desde fabricantes, vendedores/distribuidores de bicicletas, colegios, institutos, ayuntamientos, dirección general de tráfico etcétera, pero sobretodo escuelas de ciclismo y clubes ciclistas. Insisto, nosotr@s tenemos que ser l@s primer@s en comportarnos correctamente, para conseguir tener la fuerza de la razón, antes que la razón de la fuerza.!!!

    1. Hola Vicente!!!
      No puedo estar más de acuerdo contigo. Es cierto lo que comentas. Pero tenemos un problema de educación ya de base a nivel social. No sé si es porque somos un país latino o es porque aquí se ha invertido poco en educación, pero la realidad es que que como país tenemos que aprender a respetarnos más a nosotros mismos y al entorno que nos rodea.
      Sin que suene a excusa, pero es un punto en el se debe hacer mucha incidencia.
      Gracias Vicente por poner el dedo en la llaga.

      1. Hola, Vicente Blanco y Nicolás.
        Estoy totalmente de acuerdo con lo que comentais ambos. Respecto al comportamiento de una buena parte del colectivo ciclista debo decir, como entusiasta y practicante de ciclismo, que se deberían respetar las normas y ser «más visibles», para concienciar a los automovilistas en un ámbito de convivencia necesario.
        Y lo que dice Nicolás es una evidencia que cada año que pasa nos cuesta más conflictos personales y colectivos: que debemos aprender a respetarnos más y al entorno que nos rodea. Este país debe cambiar sus fundamentos de convivencia desde la más temprana educación.
        Un cordial saludo a los dos.

        1. Gracias Juan Carlos por tu comentario.
          La educación es la base de la solución de muchos de los problemas y conflictos de nuestra sociedad.
          Saludos!!!

          1. Hola de nuevo, Nicolás.
            Y, por supuesto, comunicarte mi total asentimiento a lo que propones en este artículo, que nunca había leído en medios ciclistas expresarlo de una forma tan lúcida; que los intereses de los poderes económico-políticos chocan frontalmente con la concepción vital, ideológica, de la movilidad ciclista, antítesis de uno de sus pilares fundamentales: la industria petrolera-automovilística cuyos perros guardianes nos gobiernan.
            Un cordial saludo y hasta pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.