Después de ver la última edición de La Vuelta, me ha vuelto a surgir la duda sobre los frenos de disco para carretera. ¿Son tan necesarios?

Ir a la última no es fácil

¿Alguien se siente identificado con esta situación?

“Me voy a comprar una bici de carretera y no sé qué hacer. ¿Me la compro con frenos de disco para carretera o con frenos tradicionales?

Si pregunto en tiendas me van dar una de cal y otra de arena. Si miro por internet más de lo mismo. Y si pregunto a los compañeros del club o de la grupeta tampoco acabo de sacar nada en claro.

Para colmo, en la última Vuelta a España, parece que es minoritario el grupo de ciclistas que llevan frenos de disco. Ni todos los integrantes del Bora de Sagan los lucían y en el pódium final ni aparecen.”

Y es que ir a la última no parece que sea una decisión tan fácil de tomar.

frenos de disco para carretera

Duda existencial con los frenos de disco para carretera

Desde que escribí en este blog un artículo al respecto (clicka AQUÍ para verlo), he de reconocer que mucho se ha escrito sobre los frenos de disco para carretera. Unos ensalzando sus bondades y otros quitándoselas.

Y es que la contradicción y la controversia ha envuelto desde un principio a este avance tecnológico dentro del mundo de la bicicleta de carretera.

La eficacia en la BTT, en gravel o CX queda fuera de toda duda. Pero en la carretera… eso es harina de otro costal.

Desde siempre se ha luchado por aligerar las bicicletas hasta límites insospechados, y justo cuando el concepto light y súperlight se asientan, ¡zascas!, aparecen los frenos de disco para carretera y el peso parece dejar de ser importante pese a meterle unos 500 gramos extras.

Que si aerodinámica, que si eficacia de frenado, que si seguridad… y salvo casos concretos (mi amigo Pedro Torres así lo certificará o aquellos que tiráis de alforjas) para el resto, mi impresión, es que todo esto no es más que ruido de fondo.

Al final todos con ellos, pero de momento…

Para el cicloturista medio, que es la inmensa mayoría de los que salimos en bicicleta, esto de los frenos de disco para carretera es una discusión estéril en la que no vale la pena posicionarse como si nos fuera la vida en ello.

Si los pros, aquellos que se juegan la general de la Vuelta (Simon, Enric, Miguel Angel, Alejandro,…), no recurren a ellos en una etapa como la de Andorra, es algo que nos tiene que hacer reflexionar.

¿Alguien renunciaría a una ventaja técnica cuando te estás jugando la general de La Vuelta?

La respuesta está clara. Al menos para mi.

Sigo sin sentir que me falte frenada cuando bajo un puerto, y muchos pueden certificar que cuando bajo… ¡bajo! Y sigo pensando que quien baja rápido no lo hace por la frenada… lo hace por la técnica.

¿Es bueno tener una capacidad de frenado excepcional? Pues qué queréis que os diga. Parafraseando a mi amigo Gabriel, sólo añadiré que no dudo que los frenos de un F1 sean excepcionales… pero a mi Opel Corsa ya le van bien los que vienen de serie.

Así que de momento, y cómo aun puedo elegir, creo que me seguiré decantando por los tradicionales frenos de zapata, aunque soy consciente que tarde o temprano, como a todos vosotros os pasará, acabaré por llevar los frenos de disco para carretera. Y si no, tiempo al tiempo.

 

Y tu, ¿qué opinas sobre los frenos de disco para carretera?

 

Dale al me gusta, comparte y si te apetece dejarme un comentario, estaré encantado de publicarlo.

 

Fotos propias, de Kris Moya Studio y Ciclismo Ninja

4 pensaban en “¿ frenos de disco para carretera si ? ¿ Frenos de disco no ?”

  1. Bien, la evoluvion de los frenos es constante pero por el momento la balanza aún compensa a los frenos tradicionales. Aunque tienen muchas ventajas a la hora de ser independientes a los problemas que puedan dar a las ruedas sólo que estamos añadiendo peso extra, entonces tendremos que esperar una mayor evolución de los materiales. Saludos

  2. Particularmente creo que en tramos de bajada, salvo algunos expertos u otros tantos medio loquitos, nadie hace grandes diferencias, generalmente se nota y mucho la diferencia en los ascensos, con lo cual agregarle 1/2 kilo extra a la bici, para ver si luego bajando se puede descontar algo me parece poco eficaz.
    Me parece que la relación costo beneficio aun es muy pobre, me imagino que en el futuro terminarán apareciendo discos de 10 gramos (jajaja) y ahí si quizás convenga tenerlos.

  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo Nicolas, de momento como dicen un refrán “virgencita déjame como estoy”, también estoy contigo que lo mas probable es que terminemos poniéndolo algún día, pero de momento me quedo como estoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.