A 2 semanas de la Quebrantahuesos toca acabar de pulir detalles. Te enseño mis herramientas de última hora para lograr el reto que me he propuesto.

Como pollo sin cabeza

En mis tiempos mozos me caracterizaba por ir a las marchas cicloturistas un poco a la aventura. Realmente era toda una experiencia, pero no exenta de riesgos con una alta dosis de inconsciencia.

Mis primeras Quebrantahuesos fueron de llegar con pocos kilómetros en las piernas y no tener ni idea de lo que me encontraría. Este fue mi modus operandi en las ediciones del 2002 y 2003. El primer año Piedra de San Martín y el segundo Marie Blanque me pusieron en mi lugar. Y mi amigo Dani puede dar fe de ello.

Ahora lo recuerdo con un punto de nostalgia. Pero la realidad es que las pájaras que pillaba eran bien merecidas. No sabía lo que me iba a encontrar, no llevaba casi comida encima y ni me preocupaba de donde estaban ni avituallamientos ni nada por el estilo. Era como un pollo sin cabeza: avanzaba a trompicones sin un objetivo claro.

Llevarlo todo muy previsto y planificado tampoco es lo ideal. Hay que ser flexible y dejar margen para imprevistos. Pero meterte a lo valiente en según qué berenjenales puede rozar lo temerario. ¿Cuál es lo ideal? Cada uno debe saber dónde poner el límite a unas cosas o a otras.

Quebrantahuesos

Utilizar la mente para la Quebrantahuesos

Con el paso del tiempo, las cosas se ven de otra manera. Seguramente la edad juega un papel determinante. La inconsciencia de la juventud deja paso a la experiencia y, con ésta, nos damos cuenta que hay cosas por las que no estamos dispuestos a pasar.

Y es que, con la edad, hay una cosa que aprendemos con rapidez, aunque no seamos del todo conscientes de ello, que es poner el foco en aquello que nos interesa o deseamos. Sufrir en la bicicleta es innato, pero hasta un límite. Y este límite nos lo marca, sin darnos cuenta, nuestra propia mente.

Aprender a controlar la mente para que esos límites los marquemos y controlemos nosotros y no ella, es algo que todos nosotros podemos hacer de manera sencilla para así obtener los resultados que a todos nosotros nos gusta. Entrenar el cuerpo requiere tiempo. Entrenar la mente también, pero podemos hacerlo en cualquier momento y lugar.

De cara a la próxima Quebrantahuesos he trabajado y entrenado mi mente, además de mi cuerpo, para afrontar con éxito este reto. Mi idea es dar lo mejor de mi, disfrutar de cada pedalada, sentir esta edición como una experiencia única y llegar a meta con una sonrisa en la cara.

Quebrantahuesos

Mis herramientas

Quien haya trabajado temas de autoconocimiento y desarrollo personal, a buen seguro que nada de lo que le voy a explicar le será una novedad.

Todas estas herramientas están enfocadas a la mejora personal, pero no sólo en el ámbito ciclista. Son herramientas igual de válidas, o más, para aplicar a nuestra vida personal y/o profesional. Yo lo único que he hecho ha sido adaptarlas a mi actividad cicloturista. Desde que lo hago pedaleo en otra dimensión, más feliz que antes y con unos resultados que nunca me hubiera imaginado alcanzar ni con 20 ni con 30 años (NA: ahora tengo 44).

Las 5 herramientas que he estado trabajando para esta edición de la Quebrantahuesos son:

1. Objetivo

El objetivo debe ser realista, retador y acorde con tus posibilidades. Recordad que el objetivo no es resultado (Ver entrada que hice sobre la diferencia entre ambos). Como disponía de menos tiempo para entrenarme que en años anteriores, y siendo consciente de ello, el objetivo para este año debía ser “retador” para mantener la motivación. Así que lo fijé en llegar a mitad de junio con nivel suficiente para hacer la Quebrantahuesos con un tiempo entre 7:00-7:30. Y para analizar la evolución me puse hitos intermedios para evaluar la evolución

2. Foco

Con el objetivo definido, la atención ha de estar centrada en cumplir los hitos a corto plazo para llegar a dicho objetivo. Esto permite alcanzar metas previas y testar las sensaciones. Mi último test fue La Mussara en el que conseguí un tiempo impensable antes de salir y con grandes sensaciones, dato importante en la consecución de mi objetivo final.

quebrantahuesos

3. Visualizar

Durante las semanas previas hay que dedicar unos minutos cada día a visualizar el 18 de junio. Siéntate, cierra los ojos y obsérvate vistiéndote, llegando al cajón, saliendo a toda mecha, subiendo el Somport, Marie Blanque, Portalet, Hoz de Jaca y llegando a meta con una sonrisa de oreja a oreja. Visualiza donde pararás, qué y cuándo comerás y en qué avituallamientos pararás. ¿Para qué te servirá? Te invito a leer la entrada en la que hablé de visualización.

4. Programar

Después de poner foco, trabajar para alcanzar el objetivo y visualizar cómo será la Quebrantahuesos, toca programar los detalles. La ropa es el primer punto. No estrenes ese día el culotte o las botas, ¡dómalo todo antes! Del resto lleva opciones en función de la climatología (manguitos, piratas, paravientos o chubasqueo). Y la piedra angular de todo: la comida. A modo de ejemplo yo llevaré comida para ser autosuficiente para 7 horas ya que soy de los que paran muy poco: barritas (2), fruta (1), compotas (2) o geles (3), amén de un bidón de agua y otro de isotónica. Si paras más no será necesario llevar todo esto.

5. Motivación.

Tener un objetivo claro, poner foco en él, definir hitos intermedios y cumplirlos y buscar buenas sensaciones, pese a los imprevistos que puedas tener, te da una motivación extra que de otra manera no conseguirías. Yo además le sumo la ilusión acumulada a lo largo de meses y el saber que me reencontraré con amigos (los del Grupo QH y de facebook), bloguers de referencia, mitos del ciclismo, la crem de la crem de la industria del ciclismo… ¿Cómo no estar motivado ya de por si?

quebrantahuesos

Aquí os he dejado 5 herramientas que utilizado para preparar esta Quebrantahuesos. ¿Son garantía de obtener el resultado esperado? ¡NOOO! Hay cosas que no están en nuestras manos y que pueden dar al traste con todo: climatología, averías, salud, una caída… Pero os puedo asegurar que todas ellas ayudan más que muchas tablas de entrenamiento que podáis consultar para alcanzar vuestro objetivo real.

De todos modos, dentro de 2 semanas ya os contaré como me ha ido.

¿Qué te ha parecido esta manera de afrontar un reto como es la Quebrantahuesos? ¿Utilizas alguna de estas técnicas para tus retos cicloturistas? ¿Y en tu vida privada y profesional?

Dale al me gusta, comparte y déjame tus comentarios. Seguro que hay muchas cosas que me puedes enseñar.

NA Fotos organización QH, Ciclismo Ninja y propias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *