marchas cicloturistas

Si el sorteo te deja fuera de la 25 edición de una de las marchas cicloturistas punteras como es la QH2015, sólo queda resignarse… hasta que surge la magia.

La QH engancha

Si tuviéramos que hacer un ranking de marchas cicloturistas a partir de las votaciones de todos los cicloturistas de España, seguro que la Quebrantahuesos figuraría de forma indiscutible en el primer puesto.

Un primer puesto ganado a pulso gracias al trabajo y a la ilusión que año tras año han puesto en esta cita un club como es la Peña Ciclista Edelweiss, un Ayuntamiento como el de Sabiñáñigo, unas comarcas y una Comunidad Autónoma como la de Aragón, y sobre todo a miles de personas anónimas que como voluntarios han dado forma, calor y cariño a durante 24 años de esta prueba cicloturista.

Pero la QH es mucho más que todo esto. Porque todas las marchas cicloturistas se hacen sobre estas mismas premisas. Así, ¿qué hace que la QH enganche a tanta gente? ¿Qué tiene la QH de diferente?

Difícil de explicar. El recorrido es espectacular, pero no es el más duro que encontrarás. Se mueve en los 200 km, pero hay muchas marchas cicloturistas que están en estas cifras. Seguramente si preguntáramos a todos los participantes, cada uno daría una respuesta diferente.

marchas cicloturistas

Descubriendo las grandes marchas cicloturistas

Para mi la QH fue descubrir otro mundo dentro del universo de las marchas cicloturistas que hasta ese momento conocía. En total he participado en 3 ediciones oficiales, 1 edición de piratilla autosuficiente (que me perdone Roberto Iglesias y la organización) y 1 edición fuera de fechas. Y de cada una de ellas guardo un recuerdo especial y único.

Quizás la más dura y que recuerdo con más cariño, fue mi primera QH. Además fue la más espectacular ya que no se hizo en el recorrido tradicional, ya que había habido un desprendimiento en el Portalet que impedía pasar por allí. Así que después del Somport nos desviaron a la izquierda por la Piedra de San Martín. Al final 235 km, con una ola de calor impresionante y una marca de 13 h. ¡Casi nada! Cicloturismo en esencia pura. El resto de participaciones ya las hice por el recorrido tradicional, el que todos conocemos.

marchas cicloturistas

Mi segunda participación la recuerdo por la pájara que pillé en el Portalet y la siesta que me metí en su avituallamiento.

La tercera participación la hice fuera de fechas. Subir Somport, Marie Blanque y Portalet en solitario es toda una experiencia. Sin agobios ni presiones de tiempos, haciendo fotos en cada rincón y en cada reagrupamiento. Ha sido la única edición que la he hecho con algo de lluvia.

La cuarta participación la hice en plan autosuficiente: con la camel blag a la espalda y sin parar en ningún avituallamiento. ¡Lo que pesaba la dichosa mochila en la salida! Eso si, al final llegó vacía.

Y la última participación fue el año pasado. Pese a salir casi en el tercio final, llegar con medalla de oro fue todo un logro. Pero lo mejor de esta edición fue conocer a Javier Pardo y a Juan Quesada en persona.

marchas cicloturistas

El 25 aniversario

Así que para la edición del 2015 me volví apuntar con la misma ilusión que la primera edición, esperando que la diosa Fortuna se aliara con los números y me permitiera entrar de forma directa. Desgraciadamente hay veces que las cosas son como son y no como nos gustarían que fueran. El sorteo me dejó fuera al igual que a miles de cicloturistas que veíamos como este año no podríamos disfrutar de una edición tan especial.

Pero a veces la diosa Fortuna es caprichosa y nos guarda sorpresas. De la mano de Javier Pardo he tenido una oportunidad única e imposible de rechazar. La tentación puesta en forma de invitación era algo irresistible. La cesión de esa plaza por parte de Javier en mi persona son de esos trenes que sólo pasan una vez y si no te montas… También tengo que hacer mención especial a Carlos Martín, promotor de una idea a la que se sumó Bio Racer y gracias a ella ha sido posible que se de esta circunstancia.

Con todo lo dicho poder estar un año más en la línea de salida gracias a la invitación facilitada por Bio Racer (y cedida por Javier), poder salir desde un cajón preferente y que esta edición sea la del 25 aniversario, hace que esta participación vuelva a ser otra vez diferente. Con alicientes únicos e irrepetibles.

marchas cicloturistas

De nuevo la magia de la QH ha vuelto a surgir cuando uno menos se lo esperaba. Ahora me toca ponerme fino y, sobre todo, disfrutar de cada momento, de cada reencuentro con amigos, con cada instante que viva ese fin de semana, con cada sensación que tenga tanto encima de la bicicleta como fuera. La marca volverá a ser importante, pero no determinante.

Si a todos los alicientes que tiene este año la Quebrantahuesos para mi, le sumo los retos que me he puesto este año, como es el de los kilómetros solidarios (al que espero que os suméis), tengo la impresión que esta edición del 2015 será única e impresionante. Seguro que la organización se encargará de volver a sorprendernos con un nivel altísimo. Y los voluntarios volverán a darnos ese plus de moral que en algún momento de la jornada necesitaremos.

Nos vemos el sábado 20 de junio. ¡Quedan menos de 3 meses! ¡Qué nervios!

Si te ha gustado dale al me-gusta y déjame tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.