La alimentación siempre está sometida a modas y tendencias. La dieta alcalina en ciclismo no podía serlo menos. Pero, ¿qué nos aporta de positivo?

De la multitarea a la duda alcalina

Antes de nada quiero contextualizar un poco de donde ha salido la idea de este artículo, ya que experto o conocedor de este tema tampoco soy.

Resulta que colaboro con una empresa de marketing on-line generándoles contenidos para webs (digo el pecado pero no diré el pecador). Pues en esto estaba yo la semana pasada cuando me llegó el encargo de un artículo relacionado con los alimentos clave para combatir la fatiga muscular. Tema interesante por que está orientado a un público practicante de deportes tipo running o ciclismo.

dieta alcalina en ciclismo

Me documento un poco, chafardeo por aquí y por allá… y me pongo a redactar, llegando a un listado final de 10 alimentos. No explicaré mucho más de ese artículo, no sea que luego venga google y me penalice por plagio de “mi propio artículo”, pero si que os diré un detalle que me llamó la atención porque era repetitivo en los diferentes portales y fuentes en las que me documenté:

Muchos de estos alimentos se les califica de “alcalinos, responsables de reducir los efectos del ácido láctico y favorecen la oxigenación de la sangre y, por tanto, la recuperación tras un esfuerzo físico”

La semilla de la duda ya estaba sembrada. Así que una vez acabado el artículo en cuestión me puse manos a la obra para averiguar de qué iba todo esto de la alcalinidad y si había una dieta alcalina en ciclismo.

dieta alcalina en ciclismo

La dieta alcalina y ciclismo

Las modas en nutrición están a la orden del día, especialmente si hay de por medio alguna celebridad de Hollywood. La dieta alcalina no podía ser menos y está de moda, así que es normal que aprovechando el tirón algunos la “vendan” como una panacea para obtener beneficios casi “mágicos” tanto a nivel de salud como de adelgazamiento.

La wikipedia define la dieta alcalina como un grupo de dietas basadas en la creencia pseudocientífica que ciertos alimentos pueden afectar la acidez y el pH de los fluidos corporales (orina o sangre) y por eso pueden ser usados para tratar y prevenir enfermedades.

Más que aclarar dudas, esta definición genera inquietud, ¿verdad?

En términos generales, después de leer muchos artículos, la dieta alcalina nos dice que la alimentación cambia el pH de nuestros fluidos corporales, abogando porque un entorno algo más alcalino en nuestro cuerpo es más beneficioso para nuestra salud ya que permite asentar ciertos minerales que fortalecen nuestros huesos, se eliminan metabolitos peligrosos y radicales libres y se llega a modificar incluso nuestra fisiología.

Para conseguir estos beneficios se han de excluir de nuestra cesta de la compra los lácteos, la carne, el pescado, los huevos y los cereales, todos ellos alimentos que generan residuos ácidos que pueden implicar una reducción del pH de la orina y de la sangre. Por el contrario esta dieta se centra en las frutas y en las hortalizas como base de la nutrición. Con todo lo dicho, una dieta alcalina nos lleva de lleno al terreno vegano, un paso más allá de lo que es el mundo vegetariano.

Una definición exclusiva de dieta alcalina en ciclismo no hay, aunque sí que hay muchas referencias al deporte en términos generales. Y de todo esto, y para no aburriros, hay mucha bibliografía y referencias en internet que seguro pueden ser de vuestro interés si queréis profundizar en la materia. Os advierto que encontraréis opiniones a favor a ultranza y también detractores acérrimos. Y es que en sus postulados hay interesantes propuestas, pero también grandes lagunas.

dieta alcalina en ciclismo

Mis conclusiones para una dieta alcalina en ciclismo

Después de leer muchos artículos relacionados con la dieta alcalina y, en vistas de los cambios a nivel de alimentación que hemos realizado en casa en estos últimos tiempos, estas son mis conclusiones a las que he llegado en cuanto al concepto de dieta alcalina en ciclismo:

  • Una dieta sana y equilibrada es la gran asignatura pendiente en nuestro mundo occidental. Sólo hay que ver cuántas personas hay con sobrepeso en nuestro entorno o cuántos dicen a principio de año voy a “hacer deporte para perder peso” porque ven en la báscula un problema.
  • Las modas no son buenas en alimentación, así que desconfío por sistema de las dietas milagro y más si hay un famosete de por medio.
  • En alimentación no hay verdades absolutas, pero hay patrones que nos tienen que hacer reflexionar. “Desayunar como un Rey, comer como un príncipe y cenar como un pobre” o los lugares del mundo donde disfrutan de mayor longevidad han sufrido periodos de escasez y su dieta es baja en calorías, contienen pocas grasas de origen animal y apenas toman azúcar (ver dieta Okinawa).
  • Una alimentación vegana o vegetariana va mucho más allá de unos simples menús. Para mi son también filosofías de vida. De la dieta alcalina no me llega la filosofía así que…
  • Personalmente en estos dos últimos años he escuchado a mi cuerpo y esto ha afectado a mi alimentación: he dejado de tomar leche y bebidas carbonatadas, he reducido sustancialmente la ingesta de carne (especialmente roja) y he reducido drásticamente la aportación de azúcar refinada. Por el contrario he incrementado la ingesta de verduras, hortalizas, frutas y cereales.

dieta alcalina en ciclismo

  • De la cesta de la compra hemos eliminado buena parte de los alimentos precocinados y congelados y hemos incrementado el producto fresco, de proximidad y ecológico y miramos más las etiquetas evitando la comida “basura” y los fastfoods.
  • No somos vegetarianos por si alguien se lo pregunta. Y tampoco somos radicales en cuanto a posturas maximalistas. Comemos de todo y seguimos el dicho de “allá donde fueres haz lo que vieres”.
  • De la dieta alcalina me quedo con varias ideas: el concepto de un 80% de alimentos alcalinos y un 20% ácidos, el aumento de consumo de vegetales, hortalizas y frutas y la reducción de los alimentos procesados. Posiblemente es la base de una dieta equilibrada como la mediterránea, así que mucha novedad tampoco aporta.
  • Y si quieres adelgazar… come menos que lo que gastas y olvídate de las “dietas milagro”.

No sé si practico una dieta alcalina en ciclismo, pero si que es cierto que desde que sigo las pautas que os he indicado he notado claros beneficios: sufro menos dolores de cabeza, me noto con más energía y mi rendimiento encima de la bicicleta, pese al paso de los años, sigue en aumento haciendo incluso menos.

¿Te preocupa lo que comes? ¿Eras conocedor de la dieta alcalina en ciclismo?

Dale al me gusta, comparte y déjame tus comentarios para que todos podamos “nutrirnos” de vuestras dudas y de vuestras experiencias.

NA Fotos propias.

2 pensaban en “La dieta alcalina en ciclismo. ¿Qué nos aporta de positivo?”

  1. Hola, Nicolás

    interesante lo que comentas. Yo conocía ya de este tipo de alimentación. Dando vueltas y mirando cosas pues hay unas cuantas más que pueden dar ideas para ir probando. Soy de la opinión que tienes que ir probando, buscando un equilibrio que te haga sentir bien y con energías. Estoy en contra de los cambios radicales, pues no se pueden valorar correctamente, y sí que pienso que pequeños cambios son los más necesarios. Por ejemplo, yo he hecho también algunos de los cambios que comentas, y uno de los que he quitado es el café, pues leyendo más sobre las características de la cafeína me di cuenta de que a mi no me resultaba como yo creía y, además, estaba enganchado y, lo peor de todo la abstinencia acompañada de fuertes dolores de cabeza. Sin tomar café no noto que me falte energía por las mañanas (cuántas veces me he tomado varios invocando una mágica e inacabable fuente de energía!). Sobre todo lo que quiero es también comprobar que sin café el organismo absorbe mejor los nutrientes (no digo que no se deba tomar nada de café, sólo que yo prefiero no tomarlo, porque si tomo uno terminaré igual que siempre, tomando varios al día). Otro objetivo que tengo en la lista es la de reducir harinas refinadas, que aunque lo practico no me resulta tan sencillo como no tomar café.
    Como curiosidad comentarte que he leido por ahí que para tener energías lo que no hay que hacer son comidas / digestiones que requeiran mucha energía al estómago. Menos harinas que requieren sobre esfuerzo digestivo para obtner los nutrientes. ¿Cómo va esto último con el ciclismo? Pues ni idea… ya lo iré averigüando con los años, pues voy poco a poco. De momento, sin café, por supuesto que evitando procesados y pre-cocinados, quitando los azúcares, bebidas carbonatadas… y bueno… sin amargarme la vida, me noto con mayor vitalidad, que es lo que a fin de cuentas pretendo.
    Resulta que para mi el tener un objetivo con la bici me ayuda a centrarme con la comida y ser más fuerte entre horas y no caer en comidas basura que pueda haber en el vending de la empresa.

    Muy interesante tu post, sobre todo ver que hay más gente que estáis probando salir de lo establecido.

    un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.