fb-share-icon0

siberia extremeña

Quedan lejos aquellos años en la siberia extremeña en los que quedé hechizado por una pasión. Este domingo en Berga he desempolvado viejos recuerdos.

Todo empezó en la siberia extremeña

Hay paraísos personales irrenunciables. Oasis de recarga de energía que se escapan a la vorágine de la trepidante vida en la que estamos inmersos. Lugares idílicos donde se funden tus raíces y tu ser hasta niveles imposibles de explicar. Sitios que te marcan de por vida, ya sea por sus gentes, por su naturaleza, por tus vivencias o por esas cosas que no sabes qué son, pero que ahí están y que te mantienen atrapado de por vida.

Con la perspectiva del tiempo, te das cuenta de que muchas más cosas de las que te imaginas hunden sus raíces en aquellos lugares. Ves que nada es fruto de la casualidad. Que todo tiene un por qué.

siberia extremeña

Este domingo he tenido el placer de participar en una marcha cicloturista de bicicletas clásicas en Berga, la Retrotrobada, y mirando mi bicicleta clásica, no he podido evitar echar una mirada nostálgica al pasado. Y me he dado de bruces con esos deliciosas vivencias de la niñez. ¡Si! Mi pasión por la bicicleta se forjó en tierras de la siberia extremeña.

Los veranos de mi niñez pasaban por un pequeño pueblo de la siberia extremeña: Tamurejo. Allí descubrí lo que es la libertad gracias a la bicicleta. Los veranos sin ella no hubieran sido lo mismo. Veranos en los que descubrir rincones “lejanos” sólo estaban al alcance de los privilegiados que tenían una bicicleta.

Luego vino con Ignacio, Jacinto y demás niños, la «Vuelta Ciclista» a Tamurejo, donde montando equipos organizábamos etapas por caminos y carreteras. Ahí germinó en mi la pasión por la bicicleta, había que ganar aquella Vuelta donde emulábamos a los pros del momento. Hablamos de finales de los 70 y principios de los 80.

siberia extremeña

La evolución natural

De un triciclo inicial de la familia, a una GAC plegable, una Rabassa Derbi de BMX, una GAC de paseo con 3 marchas, una ORBEA, otra ORBEA (la primera algo seria), la MENDIZ (ahora ya clásica) y la BH (ya con carbono), es toda una evolución sobre dos ruedas. Una evolución marcada por una pasión.

De aquellas rutas iniciales por la siberia extremeña queda sólo un maravilloso recuerdo de grandes gestas y de épica que aun recordamos en tertulias de café los protagonistas de aquellos momentos. Días de sol y calor pero también de lluvia, ¿te acuerdas Ignacio?

A fecha de hoy el paraíso sigue intacto, aunque mi pasión me lleva a recorrer toda la comarca. Rutas por Herrera, Fuenlabrada, la Puebla, Santi Espíritus, Siruela, Esparragosa, Garbayuela o Talarrubias, son sólo algunos puntos de paso.

siberia extremeña

2ª Retrotrobada Berga 2015

Con este buen sabor de boca me acerqué este domingo a Berga con mi MENDIZ, con mi vieja amiga que adquirí con el finiquito de la mili en el año 1992. Una bicicleta que he mantenido operativa hasta el año 2013. 21 años increíbles de cicloturismo. Años en los que redescubrí la siberia extremeña a lomos de esta máquina.

Gracias a la labor de Rafa Marco y a la cesión de piezas por parte de Josep Monso, la MENDIZ recuperó su espíritu inicial, presentando ese aspecto de “clásica” que hoy tiene.

siberia extremeña

Rodar por tierras del Berguedá me ha hecho recuperar los sonidos del pasado, las sensaciones de la niñez. La magia del momento me pone aun la piel de gallina. Y es que ligar pasado con presente es algo único. Cuando esto ocurre parece que se está en una nube, en otra dimensión. Este domingo estaba en Berga, pero también estaba en la siberia extremeña, saboreando cada pedalada, cada momento.

De la Retrotrobada sólo dar la enhorabuena a la organización. Un recorrido precioso por una comarca espectacular. Imágenes para recordar. Bicicletas únicas de otro tiempo, disfrutando de un espíritu pasional por un ciclismo de antaño. Un día festivo donde los más de 120 nostálgicos de aquellas bicicletas hemos disfrutado al máximo. Quiero hacer mención especial a Manolo Mago: sin ti y el espíritu de L. Fignon esta marcha no hubiera sido igual.

siberia extremeña

Aunque la kilometrada ha sido “modesta”, los kilómetros aportados al Reto 2015 #kilometrosolidarios han tenido un valor especial, ¡al menos para mi! Pasado y fututo se han unido en torno a un dorsal para dar un nuevo sentido al concepto de la solidaridad.

Dale al me-gusta y déjame tus comentarios. Estaré encantado de responderlos.

siberia extremeña

2 pensaban en “Desde la siberia extremeña hasta Berga. Historia de una pasión”

  1. Una estupenda guinda la Retrotrobada, para finalizar el verano y centrarnos de lleno en la Marcha Solidaria… Gracias a ti por venir, ya sabes q yo sólo te llamo para lo bueno. De tu Mendiz, no m extraña q le tengas tanto cariño!!! Yo he tenido 3 Mendiz y sólo guardo fotos… Felicidades x conservarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.