Todo club ciclista que se precie debe estar basado en valores democráticos. ¿Tienes claro cómo preparar las elecciones para tu nueva aventura?

Sin miedo pero con las ideas claras

En la entrada anterior toqué de manera muy genérica, y a nivel de introducción, el por qué implicarse en la gestión de tu club ciclista. En esta entrada, y sucesivas, iré abordando con mayor detalle otros aspectos que seguro serán de vuestro interés.

Cualquier entidad deportiva debe regirse por la legalidad vigente. Así que antes de pasar a la acción de dirigir con determinación los designios de vuestro club ciclista deberéis salvar las preceptivas elecciones.

El ordenamiento legal actual, al menos así lo es en Cataluña, establece mandatos de 6 años para las juntas que salgan electas de las urnas. Puede parecer mucho tiempo, pero la realidad es que este plazo se amplió de 4 a 6 años por dos razones básicas:

  1. Con la poca implicación que hay en las entidades por parte de los mismos socios, al menos que quien se presente tenga un periodo amplio de tiempo sin que se vea “incordiado” por unas elecciones.
  2. Como lo normal es que las juntas están compuestas por personal voluntario y no remunerado, exigir resultados a 4 años era complicado, así que se amplió en un 50% el mandato de las juntas para facilitar su trabajo.

Con estas premisas y teniendo claro cuando se abre el periodo de presentación de candidaturas, es conveniente que todos los que tengáis inquietudes en mejorar la actividad de vuestro club ciclista os pongáis manos a la obra.

club ciclista

El equipo de trabajo es la clave para el futuro club ciclista

Lo primero que deberéis hacer es reunir a un grupo de socios que les motive trabajar voluntaria, desinteresada y apasionadamente para el proyecto de club ciclista que defináis. ¡Si, si! Trabajar voluntaria y desinteresadamente para un proyecto, pero con pasión ciega. Estas premisas son básicas. Quien no las comparta dentro de este grupo de socios y venga sólo a figurar, ¡pues lo siento mucho!, le tenéis que invitar a salir de esa futura junta. No tiene cabida el postureo. Será, tarde o temprano, un foco de energía negativa.

No cometáis el error de presentaros en solitario y esperar que luego la gente se una y os siga. Este error lo cometí yo en el Velo y os puedo asegurar que no es positivo ni para vuestro club ciclista ni mucho menos para vosotros. Puede que al final os sintáis solos porque nadie haga suyo vuestro proyecto. Esto hará que os vayáis quemando inexorablemente y al final terminéis o bailando al son de otros que no comparten ni de lejos vuestro proyecto inicial o abandonando.

Sentaros en torno a una mesa, tomad una cerveza y hablad distendidamente de cuales son vuestras ideas e inquietudes. Y es aquí donde viene lo más difícil de este primer paso: todo lo que imaginéis es posible pero deberéis plasmarlo por escrito. Si no sois capaces de imaginarlo y luego plasmarlo en papel difícilmente seréis capaces de llevarlo a la realidad. El papel todo lo aguanta, pero este acto os permitirá ver con mayor claridad desajustes, carencias y lagunas en vuestras ideas y, ¡por qué no!, también la grandeza de vuestra iniciativa.

club ciclista

¿Cuál debería ser el perfil de este grupo? Sobre todo gente amante del ciclismo (¡faltaría más!), afines entre vosotros (habrá momentos complicados que desde la amistad se superarán), con ilusión (contrario al postureo), con ganas (también contrario al postureo) y con ideas e iniciativas frescas (aunque sean pocas).

No todos reuniréis todas estas cualidades. Algunos seréis más creativos y lideraréis el proyecto y otros seréis más “machacas” (no es un calificativo despectivo XD). Pensad que la junta debería regirse por el concepto 20-80:

  • Los creativos harán el 20% de las tareas que dará el 80% del rendimiento.
  • Los “machacas” harán un 80% de las tareas (las rutinarias pero necesarias) pero que darán un 20% del rendimiento.

club ciclista

Papel y lápiz

De esa mesa deberá salir el embrión de vuestro proyecto de club ciclista. Si no se os ocurre por dónde empezar os propongo que respondáis a tres preguntas muy básicas pero con muchísimo contenido:

  1. ¿Qué tipo de club ciclista queréis?
  2. ¿Qué esperáis que os aporte este club ciclista?
  3. ¿Qué estáis dispuestos a darle a vuestro club ciclista para cumplir el punto 1 y 2?

De estas respuestas saldrán las señas de identidad de vuestro proyecto y, por extensión, lo serán también de vuestro club ciclista. Serán, por decirlo de alguna manera, la filosofía de vuestro club ciclista, vuestros valores. Esto es más importante de lo que parece. De esto depende que vuestro club tenga alma o sea uno más del montón.

Supongo que os preguntaréis cuáles son para mí las respuestas a estas tres preguntas. Son personales y cada uno debe tener las suyas, pero ahí van las mías.

club ciclista

Mi club ciclista ideal sería una entidad social/deportiva que fuera una fuente inagotable de energía positiva y un motor de cambio de su entorno, pero desde la perspectiva de la bicicleta en general y del cicloturismo en particular, en su sentido más amplio. Lograr esto es convertirte en referente. Es darle a tu club y a todos sus socios un propósito social como grupo. Es darle alma a cada acto y a cada pedalada. Es darle otra dimensión a vuestra entidad y al ciclismo.

De este club ciclista yo esperaría que me haga sentir especial. Que reconozca mi constancia, mi esfuerzo y que me haga partícipe de un proyecto único y que me haga sentir orgulloso de unos colores.

Y, finalmente, para conseguirlo estaría dispuesto a darle a este club ciclista pasión, ilusión, imaginación y trabajo. Y si no puedo implicarme en primera persona, al menos secundar todas las iniciativas como si fueran mías.

Lógicamente, vuestras respuestas estarán íntimamente condicionadas por vuestra manera de ser y pensar, por vuestros objetivos y por vuestras inquietudes. No serán ni mejores ni peores. Pero deberéis ser sinceros, fieles y consecuentes con ellas. Vuestra credibilidad y la de vuestro proyecto estarán en juego si no cumplís.

En la siguiente entrada os detallaré los pilares en los que creo que debería centrase el proyecto de club, vuestro “programa electoral”. Serán sólo unas líneas maestras a las que vosotros les tendréis que poner nombres y apellidos en base a vuestro ideario.

Espero que esta segunda entrega haya cubierto vuestras expectativas. Dale al me-gusta y déjame tus comentarios, porque de ellos y de vuestras experiencias aprenderemos más de lo que nos imaginamos.

NA Fotos propias y de Kris Moya Studio

Otras entradas que pueden ser de tu interés:

Como potenciar tu club ciclista y hacerlo irresistible

1 pensaba en “Como potenciar tu club ciclista: tocan elecciones (II)”

  1. Tu artículo es muy bueno, y así es como deberían de funcionar las cosas. Pero por desgracia la mayoría, yo también me incluyo, tendemos a ayudar en lo q vemos q funciona y además nos gusta.
    Si hay que arriesgar, sabiendo que posiblemente no consigas muchos aplausos, y si posiblemente pegas y quejas nos quedamos como estamos q entonces parece q no está tan mal
    Yo animo a la gente con entusiasmo y con ilusión q hagan caso de tus ideas y no tengan miedo de llevarlas adelante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *