fb-share-icon0

ciclistas

Mientras nos deleitábamos con la victoria de Purito, en Serós, Lleida, lloraban la muerte (¿asesinato?) de dos ciclistas a manos de un… Di ¡basta ya!

8:30 AM, ciclistas en la carretera

Suena el despertador a las 7:30 AM. Los días se empiezan a recortar y no hace falta apurar las horas. Hace fresco y cuesta salir de la cama. La ropa ya preparada, la bicicleta lista y tras un frugal desayuno empieza el ritual: beso a tu pareja con un “hasta luego”, mirada a los niños para cerciorarte que están bien, coges casco y gafas y sales cerrando con cuidado la puerta para no despertar.

Ya en la calle, el fresco de la mañana te trae sensaciones únicas. Hoy es el primer fin de semana después de vacaciones, así que tocará rememorar con los compañeros a ritmo tranquilo esos momentos idílicos vividos. También será el momento de comprobar cómo está el personal de forma, ya que aun quedan objetivos este año, ¡sólo hay que echarle un vistazo al calendario de la FCC!

Con puntualidad británica nos congregamos en el punto de siempre. Saludos efusivos con los compañeros ciclistas. El calor de la amistad, del compañerismo, de miles de kilómetros y experiencias compartidas hacen que sea un momento mágico, de esos que desearías que no acabaran nunca. El buen rollo provoca que nos olvidemos hasta de la hora y que salgamos 5 minutos tarde, circunstancia que le ha servido al de siempre para engancharnos nada más arrancar.

Ya en carretera abierta las piernas se desperezan poco a poco, entran en calor y, aunque la charla es animada, el ritmo va in crescendo. Poco tráfico a estas horas. Carretera de salida en perfecto estado. Rectas inacabables para recuperar sensaciones. ¡Oh no! Ese coche viene de frente, invade nuestro carril…

ciclistas

Podrías haber sido tu

Ayer domingo volvió a ser un día trágico. Dos compañeros ciclistas fueron atropellados (de 54 y 57 años), algunos nos atreveríamos a decir asesinados, mientras practicaban su afición favorita: montar en bicicleta. Iban por su derecha y un vehículo invadió su carril en sentido contrario, los envistió frontalmente en una recta con perfecta visibilidad y sesgó la vida de dos de ellos y dejó heridos a otros dos.

El recuerdo de la muerte (¿asesinato?) de Miguel Pruaño y de tantos otros vuelve a nuestras mentes. Nos vuelve a recordar que estamos en el punto de mira. Esta vez no hay excusas de ningún tipo. Lo que vuelve a haber son agravantes: el conductor dio positivo en alcoholemia y se fue a pie del lugar de los hechos, negando el auxilio. Tuvieron que ser los Mossos d’Escuadra los que fueron a su casa a detenerlo.

ciclistas

Ilusiones, anhelos y, sobre todo, familias destrozadas por la imprudencia manifiesta de un…. (no tengo palabras) al volante de un vehículo. Ahora todos son lágrimas y quejas fuera, y sobre todo dentro del colectivo de ciclistas. Creo que a nadie se le escapa que podríamos haber sido cualquiera de nosotros.

Pero ante esta noticia siempre hay la misma reacción. En un chat de whastapp en el que estoy expliqué la noticia y acabé el mensaje con un “Toca reflexión!!!”, la respuesta de una compañero fue fulminante: “Reflexión! Endurecer penas. Y mientras nuestros gobernantes no tomen medidas sólo nos queda el pataleo como en tantas cosas. Donde está el ciclista está el peligro.” Mi respuesta fue un lacónico “Amen!!!”.

ciclistas

Reflexión: ¿a los ciclistas sólo nos queda el pataleo?

¡¡¡NO!!! Lo siento compañeros ciclistas. Me niego a sólo quedarme con el pataleo. Ayer había dos tipos de víctimas en el colectivo de ciclistas:

  • Dos víctimas en la carretera.
  • Y miles de víctimas en las tertulias de bar y chats que sólo tienen el pataleo.

¡Si, si! Estas últimas son víctimas del sistema que les hace creer que no pueden hacer nada, que no pueden cambiar nada, que tienen miedo, ¡pánico!, a intentar cambiar algo. Estas víctimas son las que impiden que se cambien las cosas. No se movilizan para nada, esperan que papá estado venga y les solucione todo, que los gobernantes en su infinita sabiduría, clarividencia y dedicación desinteresada legislen para mejorar todas las injusticias que hay a su alrededor. Son estas víctimas las que critican y menosprecian a su vecino o compañero de trabajo o de afición cuando decide levantar la voz y actuar para cambiar el entorno, para decir ¡basta ya!

Estas víctimas sólo saben llorar, quejarse, patalear. Y mientras tanto, como decía la canción “todo sigue igual”.

Da igual si los “asesinados” son ciclistas o no. Eso es anecdótico, con perdón. Nuestra sociedad no puede permitir que alguien tenga en sus manos bajo los efectos del alcohol una máquina que puede matar, pero aun menos puede permitir que provoque un accidente y se de a la fuga negando el auxilio. Esto es un fracaso global del sistema. Ese sistema que se apuntala con el pataleo, un sistema sustentado y dirigido por incapacitados, un sistema donde la educación y la justicia han naufragado de manera estrepitosa.

Levantemos la voz y salgamos a la calle para decir ¡basta ya! Pero en los carteles no digamos que es culpa de los gobernantes, a fin de cuentas los votamos nosotros. En esas pancartas digamos “Hay que cambiar las cosas y yo voy a hacerlo. Dejo de ser víctima”.

ciclistas

El cambio es necesario. No tengamos miedo. El resultado vale la pena ¡os lo aseguro! Mejorar pequeñas cosas es sólo la antesala de mejorar grandes cosas. Pequeños gestos de cada uno de nosotros es sólo el principio. Quien quiera milagros, algunos dicen que a la Iglesia, yo digo que al pataleo.

Llegan elecciones. Miremos los programas electorales. Si no se promueve el respeto, sino se tienen en cuenta demandas como la del colectivo de ciclistas, sino se plantean mejoras reales para nuestra sociedad,… ¡no les votes! Con esos sólo tienes pataleo.

No le des al me-gusta. Esta es una entrada que a mi no-me-gusta. Me siento triste por las víctimas de la carretera y por las víctimas del pataleo. Déjame tus comentarios y dejemos de ser víctimas.

ciclistas

18 pensaban en “Siente el dolor de las vidas truncadas de ciclistas y di ¡basta ya!”

  1. Cuando oigo estas noticias siento que podíamos ser nosotros, yo y mis colegas, más que eso, somos como una gran familia, cuando algo nos pasa estamos prestos a ayudarnos. Cuando salgo a alguna marcha nunca me he sentido solo y eso que casi siempre era el último. Las familias se unen y nosotros también. Ahí va mi apoyo.

  2. Totalmente de acuerdo, basta ya de lamentaciones, hace falta organizarse y es lo que estamos haciendo en Jaén, mediante la asocacion Vida al Ciclista de la que soy vocal, esta asociacion lleva como valores la defensa y el respeto del ciclista en cualquiera de sus disciplinas, tenemos convenios y reuniones con DGT Guardia Civil de Tráfico, diversas ainistraciones locales, Federación de Ciclismo, con el objetivo de cambiar esto y sobre todo de poner la voz a tantos casos anónimos antes los distintos agentres que pueden y deben tomar medidas para que esto no pase,

    Os invito a conocernos y a colaborar en esta labor porque nos va la vida en ello,

    Nuestra web es: http://vidaalciclista.wic.com/damevida
    Nuestro Facebook: http://www.facebook.com/vidaalciclista

    1. Muchas gracias por tu aportación Miguel. Personalmente estoy en contacto con Vida al Ciclista por medio de Tomás.
      Seguid luchando!!! Buen trabajo compañeros!!

  3. Dedicado – se lo dedico yo – a los «compañeros» cicloturistas que son totalmente insolidarios con el colectivo ciclista, los que miran para otra parte, los que no se paran cuando ven a un ciclista parado en la cuneta, no sea q le tenga q ayudar y me chafe el entreno,a los que no saludais a un compañero… dedicado a los q no parais en los semáforos y que degradais la imagen del colectivo ciclista, dedicado a los que bebeis un poquito en el almuerzo… si a vosotros, cuando sabeis que la circulación en carretera es incompatible con el alcohol… ¿podeis reclamar que los conductores no beban y vosotros si? Mis palabras son duras porque la realidad es esta, la banalización que tiene la sociedad en el tema del alcohol y la cultura de las celebraciones. Beber no es guay, ni te hace mas gracioso ni trae buenas consecuencias. Hoy habrán pataletas pero a la semana que viene todo el mundo suspirará por su salida en bicicleta y todo se habrá olvidado. NADIE va a hacer las cosas por nosotros.

    1. Estoy triste, indignado, furioso y asustado por lo que pasó ayer…y pasa demasiadas veces en los últimos años. Podíamos haber sido cualquiera de nosotros, podemos ser cualquiera de nosotros la próxima vez.

      Deberíamos hacer algo, otra movilización masiva para que se nos vea. No somos un estorbo para los conductores pero sí somos parte de la solución. Lo peor es que estas muertes serán en vano y se olvidarán muy pronto en la memoria colectiva y pública, pero no en los corazones de familiares y amigos de las víctimas.

      D.E.P.

      1. Ese es también mi miedo. Qué se olviden estas muertes sin que hagamos nada ni como colectivo ni como sociedad en general.
        Gracias Luis por tu comentario.

    2. Amigo Ninja, tus razonamientos no son lo justos que debieran, primero los comportamientos de ciertos individuos al volante vienen marcados por un tipo de sociedad que prima al individuo insolidario que le estan todo el dia comiendole el coco diciendole a través de los medios audiovisuales tu eres el que mas vale, eres el mejor, que la gente de gracias a la providencia de que no te lias a palos con ellos por una simpleza ya que tu eres el mas fuerte, ese tipo de actitudes son las que hay que eliminar de esta sociedad tan dada a premiar ese tipo de comportamientos, me remito a esos programas que abundan el mal gusto de expresar sentimientos que siempre han sido muy personales, en cuanto a que los cicloturista no nos preocupamos de lo que le pueda pasar a un compañero de afición en la carretera, eso no es así pues tenemos los mismos problemas que todos los que utilizamos las distintas vias de circulación y las padecemos igual, por eso entre ciclistas de competición y cicloturistas no debe haber patas negras y del monton pues como ya dejo de entrever las circunstancias que sufrimos son las mismas. Un saludo y que ojala sea la ultima vez que tengamos que comentar hechos tan luctuosos.

      1. Mucho trabajo hay por delante Antonio. Concienciar y educar. Quizás las generaciones nuestras ya sea tarde, pero las que crecen aun no están perdidas. Lástima que nuestros dirigentes políticos se empeñen en generar analfabetos incultos sin capacidad de autocrítica y una falta de respeto sistemática a todo lo que hay en su entorno..
        Gracias por tus comentarios Antonio!!!

        1. Hola, no conozco a nadie de vosostros pero no puedo ni quiero callar… No tengo vuestra afición pero uno de los 2 fallecidos era mi tio… y por eso quiero hablar… Es inconcebible que pasen esos terribles accidentes contra los ciclistas… y más aun cuando respetan (porque ellos respetaban) su espacio. No se puede aceptar que un chico bebido salga impune del suceso!
          Como colectivo deberíais salir a reclamar vuestros derechos y justicia (si la hay…); yo, y muchos como yo, os acompañaríamos. Eso no se puede ni debe quedar como si no hubiera pasado nada! Os deseo de verdad que tengáis mucha suerte en vuestros recorridos…

          1. Tu testimonio María. es estremecedor. Aprovecho para darte mi más sentido pésame por la pérdida que habéis tenido y me gustaría que lo hicieras extensible al restos de familiares y amigos.
            Lo que dices se puede decir más alto pero no más claro. Como ciudadanos debemos luchar por nuestros derechos y como ciclistas también. Hay que salir a la calle a decir basta ya y trabajar para cambiar las cosas para mejorar. Como ciudadanos y como ciclistas deberíamos erigirnos como un lobby para marcar agendas políticas y defender nuestros intereses y derechos y hacer prevalecer la justicia.
            De nuevo gracias María y ánimos para toda la familia!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.