La psicologia ciclista es tan antigua como la misma bicicleta. ¿Quién no ha marcado terreno alguna vez? ¿Quién no ha tirado de manual para quedarse?

psicologia ciclista

Con esta entrada quiero hacer un sincero reconocimiento al alarde de imaginación que todos los ciclistas hemos hecho, en un momento u otro, para marcar paquete en unos casos, o para dar una explicación “honrosa” a esa minutada que nos han metido sin darnos cuenta.

psicologia ciclista y técnicas para salvar el honor, dan para llenar un libro entero. En ambos casos son aptitudes a las que la carretera acaba por poner a cada uno en nuestro sitio.

psicologia ciclista para marcar terreno

“Señores, qué estoy aquí”, “Ándate con ojo que mira como estoy”, “Como te pases un pelo te voy a dar la del pulpo”,… estas son algunas de las expresiones que sin decir una palabra se transmiten en muchas líneas de salida de carreras, marchas e incluso salidas dominicales. ¡Y sólo con lenguaje no verbal muchas veces!

En muchos casos puede ser un farol, en otros es una aptitud de autodefensa, en otros muestran una dolorosa realidad que nos tocará sufrir más adelante. Sólo una mente aguda y el olfato de la experiencia es capaz de separar el grano de la paja, o lo que es lo mismo, el que juega de farol del auténtico depredador.

psicologia ciclista

Aquí expongo algunos de esos perfiles de psicologia ciclista con las que podemos marcar el terreno para prevenir o para, ¡zascas!… dar el palo.

  1. El profesional. Técnica para asustar. Utilizada por los que lucen una impresionante planta (no es mi caso). Rictus serio de alta concentración, bicicleta top y detalles de equipación muy cuidados. A veces perro ladrador…. pero ojo con estos personajes, no te puedes fiar.
  2. El dicharachero. Son los simpáticos del grupo o del momento. Como si no fuera con ellos la cosa. Transmiten mucha seguridad. Muy amiguetes… pero en el momento de la verdad no miran para atrás. Así que ojo con estos.
  3. El pupas. No se ha salido y ya tiene todos los males: no ha dormido, no ha comido, no ha podido entrenar,… Son los que se ponen la tirita antes de la herida. Si luego van bien ni los ves, pero de momento ya tienen la excusa.
  4. La autoridad. Suelen ser ciclistas veteranos, respetables, pero aun con un golpe de pedal potente. Sólo con la mirada lo dicen todo. Controlan el ritmo y al grupo para que todo les vaya bien.

Todas estas herramientas de psicologia ciclista van encaminadas a controlar por parte nuestra el cotarro. No tener sorpresas y poder lucirnos sin que nos toquen la cresta. O al menos así lo intentamos. Pero no siempre podemos decir aquello que decía Aníbal Smith del Equipo A: “me encantan que los planes salgan bien”.

psicologia ciclista

Técnicas para salvar el honor

Cuando los planes no salen como pensábamos y nos encontramos con la horma de nuestro zapato, debemos tirar de manual del ciclista veterano ya que la psicologia ciclista no ha dado el resultado esperado.

Algunas de estas técnicas sólo se aprenden con el tiempo, a base de “garrotadas”. Así que si eres nuevo en esto de la bicicleta, toma nota, porque el honor tiene que quedar a salvo pase lo que pase. ¡¡¡Ja ja ja!!!

Vamos allá en orden de uso en función de tu estado de fuerza en relación a las fieras:

  1. Dar conversación. Si ves que hay un depredador, mira de darle conversación. En algunos casos el hablar hace que la fiera se calme y se relaje, e incluso que pierda fuerza.
  2. Dejar que le de el aire. Cuando entra al trapo el desbocado, déjale que tire y le de el aire un poco. Alarga los relevos para que pierda fuelle.
  3. Dar el relevo donde pica. Si aun así te lleva con el gancho, dale el relevo (si puedes) donde pica, para restarle energías.psicologia ciclista
  4. No dar el relevo. Es el paso siguiente. Quedate a rueda con cualquier excusa que se te pase por la cabeza. Que si beber o comer algo, hacer una foto,…¡imaginación!
  5. Me he quedado con fulanito. En este punto ya ves que ha fallado todo lo anterior. ¡Vas en reserva! No hay manera de frenar a ese prodigio de la naturaleza. Así que estate atento por el rabillo del ojo para ver quién se queda. Puede ser tu gran oportunidad para no quedarte solo.
  6. Optar por otra ruta. Si no es tu grupeta puedes optar por desviarte a las primeras de cambio. O equivocarte “sin querer”. Técnicamente no te quedas… ¡te desvías!
  7. ¡Creo que he pinchado! o ¡me hace un ruido…! Estas son excusas de muy alto nivel. Son herramientas sutiles si lo que quieres es que paren todos. Así no te quedas abandonado y recuperas algo de fuelle.
  8. Se me ha caído el bidón, las gafas, el GPS,… Esta es la excusa de último recurso. Aquí las alarmas han saltado y todo vale. La desesperación y el ácido láctico acechan a ese ego maltrecho por culpa de un rompe-cadenas y dobla-bielas desalmado.

psicologia ciclista

Espero que este post os lo halláis tomado con humor, ya que era esa mi sana intención. Cualquiera de estas técnicas de psicologia ciclista o herramientas para salvar el “honor” son utilizadas normalmente por más de uno y son ideales para contar luego magníficas batallitas y adornar tertulias de café. ¡Ja ja ja!

¿Has empleado la psicologia ciclista? ¿Has recurrido alguna vez a estas técnicas? En otro post os explicaré las que yo utilizo, con cuales me identifico y algunas anécdotas al respecto.

Dale al me-gusta, comparte y déjame tus comentarios, y si es aquí en el blog… ¡mejor que mejor!

NA Fotos Velo Club y Kris Moya Studio

4 pensaban en “psicologia ciclista y otras técnicas para salvar el honor”

  1. Humor? con la edad aprendes a no gastar en execeso y guardar para el momento clave… no dar ventajas a los demás está claro. Con frecuencia el tio mas delgado de la colla es el que utiliza la bici mas ligera… a ver, si delante de un pelotón gastas un 30% mas de fuerzas que quien va a su rueda, todo cuenta para no perder demasiado tiempo y solo un consejo mas: nadie puede estar al 100% todo el año así que márcate objetivos reales y no quimeras de lo que te gustaría lograr… como bien dice el dicho: al final la carretera pone a todo el mundo en su sitio!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *